Perla

Caminaba por las calles encogida, como huyendo de un frío persistente. Era madrugada y era siempre sola. Bajo los pliegues del abrigo el cuerpo marchito de Perla se estremecía a latigazos repentinos, de rabia, de pena, de nostalgia. De buenos tiempos, de noches de gloria. Ahora era distinto, ahora cantaba nada más que a la … Sigue leyendo Perla