Justicia

Según Epicuro, «La justicia es la venganza del hombre social, como la venganza es la justicia del hombre salvaje». No seré yo quien lo contradiga… Sin embargo, y por desgracia, a veces la venganza es la única forma de justicia de la que un hombre, salvaje o no, puede valerse. También es cierto que si no existiera afrenta previa que reparar no haría falta ninguna forma de justicia, como también lo es que la justicia del hombre social, del hombre en su conjunto, se convierte a veces en justicia promovida por unos pocos y para unos pocos. Así que, ¿dónde acaba la justicia y empieza la venganza? ¿Quiénes pueden avalar una forma pura de justicia, y en base a qué criterio? Si ya no existe objetividad, si la época de los sabios de Grecia ya pasó, ¿cómo legitimar nuestros altos instintos, nuestras ansias inagotables de justicia?

En el umbral del fin del mundo, algunos siguen buscando.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s